U11.2 Configuración de seguridad básica

Una vez establecida la red inalámbrica, el usuario debe tener en cuenta la seguridad de la misma, y para ello existen tres configuraciones importantes que se deben realizar al momento en que la red es instalada. Por lo general, es posible ingresar al router a través de un navegador utilizando una dirección del estilo http://192.168.X.X


El manual de configuración suele indicar un nombre de usuario y contraseña por defecto (por ejemplo, admin-admin).

1. Modificar las credenciales de acceso: El primer paso es cambiar la clave de acceso a la configuración del router, ya que una persona ajena podría conocer los datos por defecto y así tener acceso a la configuración de la red. Es recomendable implementar para mayor seguridad una contraseña alfanumérica.

2. Configurar el tipo de cifrado de la red: Es recomendable utilizar y configurar la red para que utilice cifrado WPA2 con encriptación AES (utilizar WPA o WEP y TKIP sólo en caso de ser necesario ya que son más inseguros). De esta forma, los datos que circulen por la red no serán legibles por parte de terceros que estén monitoreando los mismos.

3. Configurar el firewall: Si el router lo permite, es posible definir qué servicios y puertos pueden estar disponibles para el acceso externo a la red.


4. Configurar el acceso al router inalámbrico por HTTPS: También es posible habilitar la configuración del router a través del protocolo HTTP seguro, para evitar que un atacante capture la contraseña de acceso a la configuración.

5. Ocultar el SSID de la red: El SSID (Service Set IDentifier) es el nombre que identifica a la red inalámbrica. El usuario debe cambiar y establecer un SSID. Además, existe la alternativa de “ocultar el SSID”, es decir, que el mismo no aparezca cuando otros usuarios aledaños busquen redes inalámbricas disponibles.